Entre los acantilados de Cabo Ortegal se encuentra el paraíso de los percebeiros, quienes se juegan la vida descolgándose entre las rocas intentando recoger el preciado marisco.

VOLVER