CAMINO DE LA RISCA

                             Seguimos el camino de tierra por la margen derecha del río Moros, bordeando extensos campos 
          de amapolas y flores silvestres que lucían todo el esplendor de la primavera. 
Aparte de estos campos y prados floridos, la vegetación que rodea el cauce del río está formada
 por especies que gustan del agua como sauces, chopos, fresnos y juncos. 

 

 

     Hay que estar atentos al circular por la ladera de estas montañas pues no es raro que algunas piedras de considerable tamaño puedan caer rodando sobre el camino.

     Afortunadamente, esta cayó después de haber pasado nosotros.

VOLVER