PADERNE. Es quizás el pueblo más notable de la zona del río Pequeno. Se extiende por la ladera hasta el río a donde puede llegarse siguiendo el laberinto de callejuelas que, en algunos puntos, pasan bajo corredores aéreos. Es un pueblo labriego, limpio y con los techos de grandes losas de pizarra negra, arquitectura particular de la zona.

VOLVER